6 de diciembre de 2008

Comunicado de Redes Cristianas: "Ante la oposición del Vaticano a la despenalización mundial de la homosexualidad"

COMUNICADO DE REDES CRISTIANAS

ANTE LA OPOSICIÓN DEL VATICANO A LA
DESPENALIZACIÓN MUNDIAL DE LA HOMOSEXUALIDAD

El Vaticano ha manifestado su oposición a la propuesta que presentará Francia ante la ONU el próximo 10 de diciembre para la despenalización universal de la homosexualidad, en nombre de los 25 países de la UE. Ante esta actitud, desde Redes Cristianas queremos manifestar cuanto sigue:

Con esta actitud, el Vaticano, que se alza como representante de la Iglesia católica mundial, está aceptando como válida la persecución, la tortura y el asesinato de las personas homosexuales en el mundo. De esta forma se alinea con aquellos regímenes políticos que reprimen a la población homosexual mediante la detención, el encarcelamiento y la condena a muerte, justificando todo esto como defensa de la pureza de la religión.

Consecuentemente, el Vaticano está legitimando el martirio y la erradicación de la población homosexual, de la misma forma que legitimó, en épocas recientes, otros regímenes represores en Europa y América Latina principalmente. Denunciamos con firmeza esta presión del Lobby clerical que fomenta la violencia hacia las personas homosexuales en todo el mundo.

El Vaticano, de forma irracionalidad e inmisericorde, desprestigia a toda una institución mundial como es la Iglesia católica que guarda la memoria de Jesús y desprecia al Pueblo de Dios, a quien en teoría debería servir con humildad. Pero lo que es peor, se opone al mensaje de amor y compasión de Jesús de Nazaret que no quisieron escuchar los poderosos de su tiempo y por eso lo mataron.

Como cristianos y cristianas, nos sentimos escandalizados ante semejantes manifestaciones de odio dirigidas hacia un sector concreto de la población, en este caso, las personas homosexuales. Posiblemente surgen del miedo y de la frustración propia de la jerarquía católica ante la deriva de una sociedad cada vez más librepensadora y secularizada y que progresa hacia la igualdad, sin distinción, de todas las personas. De esta forma, el Vaticano, junto con la jerarquía católica que obedece, se convierte en una institución represora y castigadora donde surgen "nuevos inquisidores", instalándose en épocas anteriores ya superadas por la sociedad.

Como cristianas y cristianos no tenemos otra salida que rebelarnos ante semejante barbaridad y condenar abiertamente esta postura unilateral del Vaticano, porque cae fuera de toda lógica cristiana y en absoluto transmite beneficio alguno a la sociedad.

Por último, manifestamos nuestro apoyo indiscutible a la propuesta que se va a presentar en la ONU el próximo 10 de diciembre y pedimos a los gobiernos europeos que la defiendan y hagan efectiva. Así también, pedimos al Gobierno español que manifieste su disconformidad con el Vaticano y aplique medidas legales ante quienes, desde el púlpito, siguen fomentando actitudes de odio y violencia hacia las personas homosexuales entre la población española.

Redes Cristianas, 3 de diciembre de 2008
.

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

Tengo amigos homosexuales cuya integridad, conciencia, bonhomía y saber quererse entre ellos es ejemplo para mi propia relación de pareja heterosexual.

Criminalizar la condición sexuada de las relaciones es además de anticonstitucional y estupido un alejamiento imperdonable de la praxis de Jesús de Nazareth.

Equiparar homosexualidad a enfermedad o inmoralidad es propio de mentes degeneradas o perniciosamente ignorantes. Y negamos además la posibilidad de ser personas a muchos magnates del poder político, eclesial, industrial, cultural de todos los tiempos, no menos del actual.

Y pensar que Dios castró a las lesbianas o los gays en su posibilidad de vivir dignamente es una falta de respeto a ese Dios, un abajarle con nuestros prejuicios y fanatismos.

Ni enfermedad ni minusvalía ni enajenación ni vicio, la condición sexual en sí misma, como el color del pelo o la estatura, no son factorizables en una baremación moral. Lo son las actitudes e intenciones de las personas. Y estas dependen de factores tales como la educación, el equilibrio emocional, la formación del carácter y la personalidad...

Me sumo pues al comunicado de Redes Cristianas.

Firmado:

Víctor Gómez Ferrer
Valencia-España